RECUPERACIÓN DEL NERVIO CIÁTICO con YOGA

RECUPERACIÓN DEL NERVIO CIÁTICO con YOGA

POR MÓNICA GORDILLO

 

Caracterizada por un dolor intenso, la ciática es un conjunto de síntomas causados por la opresión o irritación del nervio ciático. El dolor puede presentarse en la zona lumbar, los glúteos, a lo largo de la pierna, la pantorrilla y talón. El nervio ciático es el más largo del cuerpo humano, inicia a la altura de los riñones y termina en el pie.

Otras manifestaciones son el entumecimiento, la debilidad muscular, sensación de hormigueo y dificultad para mover o controlar la pierna o la cadera. Es común que los síntomas se presenten en un sólo lado del cuerpo y pueden llegar a ser tan intensos que los afectados sienten que no pueden ni caminar.

LA CIÁTICA es un síntoma, no una enfermedad.

Es un termino general que se refiere al dolor causado por la compresión o irritación de uno o mas nervios provenientes de la espina dorsal que componen al nervio ciático, hay diversas condiciones que pueden causarla.

ORIGEN de la ciática

Hernia discal

La causa mas común es la hernia discal en lumbares, su deslizamiento oprime el nervio desencadenando los síntomas.

Estenosis Espinal

Es una reducción o estrechamiento del canal espinal ejerciendo presión sobre la médula y raíces nerviosas. Se presenta en personas mayores que padezcan osteoartritis, artritis reumatoide, condiciones hereditarias o personas que hayan sufrido alguna lesión.

Síndrome Piriforme

Se refiere al dolor y adormecimiento en los glúteos hacia la parte trasera de la pierna cuando el músculo piriforme presiona el nervio ciático.

La irritación o lesión de éste músculo puede ser provocada por sentarse largos periodos, hacer demasiado ejercicio, levantar objetos pesados, accidentes o giros repentinos de la cadera.

Embarazo

El ensanchamiento del útero puede llegar a presionar los nervios espinales, entre ellos el ciático, relacionado en el mayor de los casos a mujeres que llevan una vida sedentaria o han subido mucho de peso.

PREVENCION  Adiós malos hábitos

- Evitar el sobrepeso, ya que la carga extra puede hacer presión sobre las raíces del nervio espinal.

- Caminar varias horas a la semana, así como evitar pasar largas horas sentado o parado sin movimiento alguno. Tomar un descanso de al menos 10 minutos entre cada 60- 90 minutos en la misma posición.

- Practicar ejercicios que fortalezcan la musculatura lumbar, como es la natación, pilates o yoga.

- No cargar cosas muy pesadas o hacerlo con las precauciones debidas.

- Al agacharse evitar doblar la espalda, la forma adecuada es doblando las rodillas, girando la cadera y manteniendo la espalda recta.

- Al sentarse hacerlo en una posición vertical, procurando tener soporte en las lumbares, se puede usar un cojín, las rodillas deben estar alineadas con la cadera y los pies firmes en el piso.

- Al estar de pie, buscar una postura erguida, el peso debe equilibrarse en ambos pies, manteniendo las piernas y la espalda recta.

YOGA TERAPIA

Tadasana o postura de la montaña. Permanece de pie, hazlo frente a un espejo y observa su tu posición es balanceada, el peso se reparte entre ambas piernas, tus hombros están en línea con la cadera, espalda recta y mirada al frente.

Ardha uttanasana. Media flexión al frente. Esto puede ayudarte a practicar el agacharte con la espalda recta, dobla ligeramente las rodillas rotando tu cadera hacia el frente, mientras estiras brazos y espalda, puedes apoyar las manos en una mesa o silla.

Janu sirsasana Sentado en el piso, dobla una rodilla y déjala caer a un costado. Trata de acercarte hacia la pierna que esta extendida, estirando la espalda.

Flexiones sobre la espalda

A. Acuéstate, abraza una rodilla hacia el pecho y extiende la otra pierna. Presiona ligeramente la espalda y relaja la cadera.

B. Estira y dobla varias veces esa pierna, después llévala al lado contrario dejando que la cadera se levante del piso y la columna gire ligeramente.

C. Para terminar abraza ambas piernas y repite del otro lado. 

Artículos relacionados

Cron Job Starts